Diputada Alicia Comelli. Informes sobre vuelos de cabotaje a Neuquén. Por Margarita Pécora

Posted on 22 noviembre, 2006

0


BUENOS AIRES, Noviembre 22, (PUNTO CERO) “Argentina no tiene un sistema de cabotaje. Tenemos vuelos de cabotaje, que no es lo mismo. La séptima u octava geografía de la tierra no tiene adecuada cobertura aérea que le permita a sus habitantes y a sus visitantes recorrerlo con cierta eficiencia y garantías. Esa es la realidad”, afirma la diputada neuquina Comelli.

La Diputada Nacional Alicia Comelli (Movimiento Popular Neuquino) manifestó su preocupación por el deterioro de la transportación área hacia su territorio, a través de un Proyecto de Resolución en el que  solicita información  al Poder Ejecutivo sobre la razón por la cual solamente aerolíneas Argentinas está realizando vuelos regulares de cabotaje hacia Neuquén.

Comelli, quien ha promovido este año desde su banca  temas relevantes como el desarme civil, la protección de los bienes en caso de guerra, y la creación de un Registro Unificado de Ordenes de Captura, entre otras iniciativas,  se dirigió al Poder Ejecutivo a los fines de solicitarle que, por intermedio de la Subsecretaría de Transporte Aerocomercial o, en su defecto, la autoridad competente en la materia, se sirva informar a la  H. Cámara acerca de la razón por la cual existe actualmente solamente una empresa  realizando este tipo de vuelos hacia su provincia.

En su proyecto solicita saber si se tiene previsto llamar a licitación para la adjudicación de la ruta Buenos Aires – Neuquén, y de ser así, en qué fecha estimada.

Del mismo modo  insta  al Poder Ejecutivo para que arbitre todas las medidas necesarias a fin de que:

a) Se disponga una reprogramación integral del sistema de vuelos de cabotaje de todo el país, el otorgamiento de nuevas rutas aéreas y la adjudicación posterior de las mismas, a los fines de que se garanticen los derechos de los usuarios a un adecuado servicio y la máxima cobertura territorial.

b) Se lleven a cabo acciones tendientes a evitar perjuicios y demoras a los usuarios por efecto de reprogramaciones intempestivas de vuelos.

c) Se apliquen las sanciones correspondientes por los incumplimientos contractuales que ocasionaron las demoras, reprogramaciones e imprevisiones en los vuelos, la falta de información y la deficiente atención de los pasajeros.

d) Se disponga una reprogramación integral del sistema de vuelos de cabotaje de todo el país, el otorgamiento de nuevas rutas aéreas y la adjudicación posterior de las mismas, a los fines de que se garanticen los derechos de los usuarios a un adecuado servicio y la máxima cobertura territorial; se lleven a cabo acciones tendientes a evitar perjuicios y demoras a los usuarios por efecto de reprogramaciones intempestivas de vuelos y se apliquen las sanciones correspondientes por los incumplimientos contractuales que ocasionaron las demoras, reprogramaciones e imprevisiones en los vuelos, la falta de información y la deficiente atención de los pasajeros.

 

FIRMES ARGUMENTOS

Los argumentos en los que se basa Comelli para su pedido de informes parten del  hecho objetivo, reflejado por numerosos medios,  que se vive una verdadera situación de emergencia en lo que atañe al sistema de vuelos de cabotaje.

 Hemos vivido recientemente -precisa la diputada neuquina-,por ejemplo, las consecuencias y el malestar de la sociedad, producto del caos ocasionado en la terminal aérea metropolitana, como consecuencia de una reprogramación en las salidas y arribos de los vuelos por obras de remodelación en las pistas.

La raíz de todos estos males, evidentemente, está, por un lado, en la imprevisión del Estado que debiera ser el planificador del sistema. El sistema no funciona acorde a las expectativas, sencillamente, porque no hay una política de vuelos y seguridad aeroportuaria.

A esto hay que sumarle, añade Comelli,  las ostensibles deficiencias que muestran las empresas operadoras a la hora de prestar el servicio público de transporte aéreo, responsables solidarias con aquél del actual estado de cosas.

Estamos afirmando-dice la diputada,  que la negligencia de nuestras autoridades, que se manifiesta en la ausencia de control de los servicios públicos, así como la actitud de manifiesta temeridad de las empresas, se suman para tener un estado de falta respuesta adecuada a las justas expectativas de los ciudadanos de contar con un servicio universal, permanente y en condiciones justas de accesibilidad.

 La realidad nos golpea casi rutinariamente con las vergonzosas escenas de cientos de personas varadas en nuestros aeropuertos, de lo que nadie se hace responsable. En suma, estamos ante una situación de angustia e incertidumbre permanente, y eso que no nos estamos refiriendo a otro problema que viene a ser como un fantasma que se cierne sobre miles de argentinos: El deficiente estado de mantenimiento de las unidades.

Es cierto que tenemos instalaciones aeroportuarias de cierta calidad internacional. Pero: ¿No nos habremos olvidado de algo tan importante como  es la calidad del servicio? Viene al caso recordar que los aeropuertos son la puerta de entrada y salida de un país, y, seguramente lo primero que evalúa un turista (que, en términos estrictamente económicos es un introductor de divisas para nuestra economía) al llegar a la argentina son sus aeropuertos y como funciona el sistema de transporte aéreo.

Está claro que debemos hacer algo y que lo tenemos que hacer urgente. 

Y si esto fuera poco, nos falta hablar de un problema estrechamente ligado a la imprevisión y que, en nuestra particular realidad provinciana, asume el rostro de una verdadera frustración nacional. Es bien sabido que el sistema argentino de vuelos de cabotaje se caracteriza por la desconexión sistémica. Quiero decir que debiendo coadyuvar de manera esencial a la integración comunicacional del país, no lo hace. Todos los que vivimos Provincia, como es el caso de Neuquén, sabemos en casi todos los casos no es posible tomar un avión que nos lleve directamente de un punto a otro del país, sin pasar por tortuosa escalas, las que siempre o casi siempre incluyen a Buenos Aires.

Es por eso que, a modo de paliativo, y reconociendo que el problema es mucho mayor, promuevo en el primer artículo del proyecto de marras la implementación de más vuelos que unan la Ciudad de Neuquén con la Capital Federal y otras ciudades de nuestro país.

Por todo lo expresado, finaliza la diputada Comelli,  solicito a mis pares me acompañen en esta iniciativa. (PUNTO CERO).

Anuncios