Crece el consumo de alcohol entre los jóvenes pergaminenses

Posted on 8 enero, 2007

0


PERGAMINO, Enero 08, (PUNTO CERO-La Opinión) LA OPINION realizó una recorrida nocturna por boliches y bares y comprobó la alarmante situación. No hay controles sobre los menores y la venta de estos productos es poco vigilada, pese a la existencia de un registro. Además, cada fin de semana el Hospital recibe pacientes en "coma alcohólico" o accidentados con alto grado de intoxicación etílica.
Hace un tiempo que el tema del consumo de alcohol por parte de los jóvenes y adolescentes está instalado en los medios de comunicación, no sólo en la Argentina sino en todo el mundo, y Pergamino no está ajeno a esa realidad.
Una recorrida por la noche en la ciudad, que según muchos de los chicos consultados -inclusive de localidades vecinas que salen en Pergamino- "tiene la mayor ‘movida’ de la región", permitió corroborar lo que señalan algunas estadísticas y averiguaciones que pudo efectuar LA OPINION.

En los boliches, aunque también en la vía pública, se observa constantemente a menores de 18 años, en igual porcentaje entre varones y mujeres, consumiendo todo tipo de bebidas alcohólicas durante muchas horas, lo que por ley no podrían hacer, sobre todo porque la venta a menores está penada. Pero en la ciudad es muy fácil comprar estos productos en cualquier lugar y a cualquier hora, aunque exista un registro que limita el expendio sólo a quienes están inscriptos para vender, con las regulaciones correspondientes en cuanto a edad de compradores y horarios, y una normativa que regula la actividad de los locales de esparcimiento.

Entre las bebidas más requeridas se encuentran, según el boliche o pub, la cerveza, el vino (en lugares de música de la denominada tropical), y en otro tipo de reductos, además de la cerveza, encabezan las preferencias las bebidas blancas (vodka, whisky, ron y gin, entre otras) a las que frecuentemente se las suele "cortar" con energizantes que en los últimos tiempos han adquirido una fama inusitada, debido al efecto que producen en el cuerpo, relacionado principalmente con la desinhibición, aceleración del ritmo cardíaco y sensación de "poder", de acuerdo a lo que argumentan los consumidores.

De todas maneras, una de las costumbres y características que encierra al tratamiento de este tema es que los chicos llegan a los lugares de esparcimiento nocturno habiendo bebido en sus casas. Es muy común entre los adolescentes juntarse "a tomar algo" previo a la salida para pasar el tiempo y hacer más llevadera la espera hasta las 2:00, que es el horario en que comienza el movimiento en los boliches.

Esta modalidad tiende a que un adolescente tome por la noche, y hay que tener en cuenta que empieza a beber cerca de las 22:00 y termina a las 6:00 del día siguiente, entre dos y tres litros de cerveza más uno o dos vasos de algún trago en el cual se mezclan distintas bebidas.

 

Datos preocupantes

Durante el último fin de semana el Hospital recibió una cantidad de jóvenes y adolescentes, en su mayoría mujeres, en un estado elevado de alcoholización con cuadros que se denominan "coma alcohólico". Hechos de este tipo se repiten cada viernes y sábado porque, aunque el 31 haya sido una fecha especial, todos los días se observan personas que arriban a la Guardia del nosocomio local luego de haber ingerido mucho alcohol. Quizás no todos los casos requieran la internación por una intoxicación tan extrema pero en la mayoría el alcohol está presente de manera significativa porque cuando se les practican análisis de rutina a los ingresantes por lesiones producidas en accidentes automovilísticos o en peleas callejeras se comprueba que el grado de alcohol en la sangre es muy superior al permitido.

Las autoridades, pero fundamentalmente los padres, deben tomar cartas en el asunto y abordar la problemática con la mayor seriedad porque la situación está en un punto crítico. (PUNTO CERO-La Opinión).