PERGAMINO, Quinta Mastrángelo: pobladores ofrecen su ayuda para la construcción de viviendas

Posted on 11 enero, 2007

0


PERGAMINO, Enero 11, (PUNTO CERO-La Opinión) Un grupo de habitantes del sector, que espera la concreción de un plan de emergencia habitacional que les permita acceder a un hogar digno, propuso a las autoridades comunales la creación de una cooperativa. El proyecto contempla que los beneficiarios aporten la mano de obra, bajo la coordinación de un arquitecto, y de esta manera se agilice la obra que prevé la edificación de 18 casas y la reparación de otras cuatro.

En la zona oeste de la ciudad, precisamente a la vera de la ruta Nº 178 (camino a Bigand) a no más de tres kilómetros del centro pergaminense existe un asentamiento en el que viven 24 familias, aproximadamente 100 personas, en un grado de pobreza extrema que, pese a la permanente ayuda del Municipio, no pueden abandonar el lugar donde la tierra, los montes y la desolación se entremezclan en el paisaje con decenas de chicos corriendo descalzos por el campo, con la ropa sucia y con la mirada triste de saber, más allá de su corta edad, que su futuro es por lo menos incierto.

El predio que perteneció a la ex Quinta Mastrángelo está ocupado desde hace cerca de 25 años y, con el paso del tiempo, la cantidad de pobladores del lugar se fue incrementando. En su mayoría oriundos de distintas provincias del norte, los primeros habitantes del lugar exigen la inmediata resolución de la emergencia habitacional que deben padecer porque "si no se toman cartas en el asunto este reclamo será como el de las Islas Malvinas, es decir, eterno", comentó Antonio Escobar, referente del grupo de vecinos que dialogó con LA OPINION.
En este marco, y después de numerosas gestiones del Gobierno comunal, en abril del último año estuvo en la ciudad el ministro de Desarrollo Humano de la provincia de Buenos Aires, Jorge Varela, y entregó al Municipio un subsidio por 180 mil pesos para la construcción de 18 casas y la reparación de otras cuatro que estaban en mejor estado. De todas maneras, como el dinero no alcanzaba para la totalidad de la obra, la Secretaría de Promoción Social tuvo que buscar fondos de otras partidas y, con algunos ahorros en cuestiones menos urgentes, se obtuvo el dinero necesario para la ejecución del proyecto.

Entonces, en agosto de 2006 se inició la preparación del suelo, en un predio de dos hectáreas ubicado a 200 metros del actual asentamiento, y posteriormente la edificación de las dos primeras viviendas que deberían ser entregadas en un mes. Al respecto, Escobar dijo que "el tema viene un poco lento porque el proyecto inicial tenía pactada la entrega de dos casas al mes y, en ocho meses de obra, hasta el momento se terminaron dos viviendas y todavía no podemos mudarnos a éstas". La situación a la que hizo referencia el vecino radica en que los beneficiarios del plan de emergencia habitacional no podrán trasladarse a su nueva vivienda porque en el sector no hay red de agua corriente y aún no fueron culminadas las tareas en los pozos y el tanque que proveerá al barrio.

 

Buena propuesta

Ante el avance de los meses y, aunque falta cierto período extenso de tiempo, a los vecinos les preocupa que "llegue nuevamente el invierno y los chicos vuelvan a sufrir mucho por el frío y las posibles enfermedades". No es descabellado el temor de Escobar y sus pares porque algunas de las viviendas son realmente muy precarias, construidas con chapas, cartón y nylon, y en la última lluvia fuerte que azotó a Pergamino los habitantes de estas casas tuvieron grandes complicaciones.

En tanto, Escobar indicó que, junto a algunos vecinos, fueron "en reiteradas oportunidades a la Secretaría a dialogar con las autoridades, ya que con Cocconi (Eduardo, secretario de Promoción Social) tenemos una buena relación, y su respuesta fue que ‘vamos bien y que pronto se agilizarán los trámites’". De todas maneras, los moradores de Mastrángelo no se quedaron con los brazos cruzados esperando que el Estado los atienda y propusieron "al doctor Carlos Lapetina que permanentemente nos está visitando para ver nuestras necesidades, la creación de una cooperativa con gente que vive acá en la Quinta, con el objetivo de acelerar los trabajos, a fin de solucionar los problemas de las cuatro o cinco familias que tienen mayor urgencia porque aunque mi familia está en el primer grupo (para el orden de entrega se realizó un sorteo ante escribano público que los beneficiarios deberán respetar) otros vecinos tienen graves dificultades en sus hogares".

Por el momento, según LA OPINION pudo averiguar, existiría buena predisposición por parte de las autoridades que, inclusive, habrían convocado a una reunión para el próximo martes en la que se trataría la viabilidad de la propuesta de los vecinos. "Creemos que sería una buena salida para el problema", destacó Antonio.

La intención es que los vecinos aporten la mano de obra como contrapartida del plan habitacional, bajo la coordinación de arquitectos e ingenieros de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, porque "en definitiva somos los beneficiarios de este proyecto", subrayó Escobar.

 

Una larga espera

Según comentaron las personas consultadas por LA OPINION desde el año 2000 tienen "la promesa de una vivienda digna para cada familia. En aquel entonces supuestamente estaba el dinero para construir 52 hogares, sin embargo hasta el momento ese proyecto quedó trunco".

Luego, unos años más tarde, surgió una nueva oportunidad y los habitantes de la ex Quinta Mastrángelo se hicieron presentes en el momento de la visita del funcionario bonaerense Jorge Varela a Pergamino y festejaron a viva voz el logro de la administración municipal que consistió en la obtención del subsidio, pero "como nosotros sabíamos de la existencia del dinero nos pusimos a pelear para que el mismo sea utilizado en la obra de nuestras viviendas", concluyó el referente barrial.

 

La edificación

La construcción contempla que las casas son de dos ambientes, con la posibilidad de edificar una nueva habitación en caso de que la familia tenga muchos hijos -con el objetivo de evitar el hacinamiento-, y que serán de ladrillos comunes con piso recubierto por una carpeta de cemento. Los techos son de chapa con soporte de vigas de madera y la intención es llevar algunos de los servicios esenciales. (PUNTO CERO-La Opinión).

Anuncios