QUEDAN ENTRE 150 Y 200 MIL EJEMPLARES. Preocupación por la pérdida del arbolado urbano en Quilmes

Posted on 15 enero, 2007

0


QUILMES, Enero 15, (PUNTO CERO-Perspectiva Sur) El titular de la Escuela de Jardinería advirtió que es necesario poner en marcha un programa de recambio organizado. Hasta el momento, las renovaciones se dan tras pedidos de extracción.

Hay factores como la inseguridad, la antigüedad de los árboles, o la expansión de las raíces que son claves para entender el fenómeno.

Especialistas advierten en todo el mundo que la tala indiscriminada de bosques influye directamente en el cambio climático, y una prueba clara la da por estos días el temporal en la provincia de Tucumán, un fenómeno completamente nuevo en esa zona del país.

En la ciudad, la retracción del arbolado urbano es notoria en el último cuarto de siglo, aunque los efectos son menos drásticos. Ayer mismo un grupo de vecinos de Quilmes Centro trajo su inquietud a la Redacción por la tala de un casi centenario ejemplar en la calle Lavalle entre Conesa y Alberdi.

PERSPECTIVA SUR dialogó con Alberto Gatei, ingeniero forestal, y titular de la Escuela de Jardinería Municipal, quien no ocultó su preocupación por la fuerte retracción del arbolado urbano en el distrito. No hemos hecho un censo forestal, pero estimativamente hoy tenemos apenas entre 150 y 200 mil árboles , dijo.

Y si bien destacó que este es un problema que hoy está afectando prácticamente a todos los distritos del Conurbano , como consecuencia del crecimiento urbano acelerado, señaló que a los quilmeños nos ayuda mucho tener la Ribera, que es una zona que todavía juega un importante papel de pulmón para la ciudad .

Y es que claro, si nos retrotraemos a los primeros años de la escuela, recordaremos que las plantas intervienen directamente en la absorción del dióxido de carbono (CO2) que animales y humanos eliminamos tras la respiración, para convertirlo en oxígeno (O), que es el que posibilita la vida. Un cálculo rápido: a menos árboles, mayor concentración de gases nocivos en el aire, lo que es igual a menor presencia de oxígeno.

 

NO SE PUEDEN SACAR ÁRBOLES

Es en ese contexto que la Comuna definió como una de sus políticas la negativa total a los permisos de extracción de árboles. Lo que se autoriza, en cambio, es a sacar un árbol, pero con la obligatoriedad de plantar otro , dijo Gatei. En primavera y veranos siquiera los reemplazos están autorizados.

Puede que, no obstante, la capacidad de recuperar CO2 y liberar O se vea disminuida de un ejemplar añoso a uno joven, pero sin duda mayor es la gravedad de la extracción de un ejemplar y la posterior no colocación de un reemplazo.

Sin embargo, hay cuestiones ineludibles del progreso, que también pueden ser contempladas. Es indudable que donde nace un centro comercial importante, sus propietarios pueden no querer árboles, pero en esos casos, lo que es necesario hacer es crear espacios verdes que cumplan una función de compensación .

 

¿CUANDO SE PUEDE EXTRAER?

Consultado, Gatei dijo que las autorizaciones para la extracción de un árbol añoso se dan en casos muy excepcionales .

Entre ellos se cuentan la posibilidad de que un ejemplar corra peligro de caerse, la posibilidad cierta de que pudiera representar dañosa terceros, o a inmuebles, hechos en los que las raíces afectan pavimentos, veredas o casas, así como también tendidos de agua, gas u otros servicios.

Cuando la inseguridad es el disparador, y los que reclaman la extracción plantean el hecho de que hay ramas que se acercan peligrosamente a ventanas o balcones, se analiza la posibilidad de podar el área en cuestión del árbol.

 

CAMPAÑA INEXISTENTE

Como contrapartida, cuando se hacen extracciones sin autorización, la Comuna dispone de un sistema de sanciones y multas para los responsables.

Con todo los mecanismos instrumentados, igual no es suficiente.

Creo que lo que habría que hacer es encarar una campaña importante de reemplazo de ejemplares centenarios en algunos puntos donde pudieran ser potencialmente conflictivos , entendió Gatei.

Paralelamente, sugirió una alternativa no menos viable: la poda de las raíces. Es perfectamente posible podar las raíces, de la misma manera que se poda la copa , dijo el responsable de la Escuela de jardinería Municipal.

Aunque aclaró que lo que hay que tener en cuenta son dos factores fundamentales: la copa y la raíz crecen casi en espejo, por lo cual, al reducir una, es necesario reducir la otra, porque sino se produce un efecto de palanca que deja al árbol en riesgo de caer .

Por otro lado, las raíces sueles dibujar el mismo diseño que la copa. Una copa larga, tendrá una raíz principal larga, y una copa expandida, tendrá una raíz también expandida . (PUNTO CERO-Perspectiva Sur).