ALMIRANTE BROWN. Burzaco, la piedra en el zapato del PJ

Posted on 30 enero, 2007

0


ALMIRANTE  BROWN, Enero30, (PUNTO CERO-Inforegión) Funcionarios involucrados en las versiones donde el gobierno municipal les aceptaría la renuncia presentada durante el pasado mes de noviembre, accedieron a dialogar con Info Región. A condición de mantener en reserva sus datos y bajo extrema cautela, admitieron las dificultades de Jorge Villaverde para poner bajo su tutela a la ciudad más extensa del distrito y la que concentra el mayor número de habitantes.

Funcionarios municipales involucrados con la versión recogida por Info Región hace dos semanas, donde el gobierno municipal se aprestaba a aceptar la renuncia de al menos media docena de ellos, en su mayoría integrantes también del comando electoral del PJ en esa localidad, aceptaron dialogar con este medio.

Lo hicieron a condición que se mantenga en estricta reserva sus datos personales y con extrema cautela pues, de forma oficial, su situación laboral sigue siendo indefinida. Ninguna voz autorizada de la Municipalidad les confirmó o rectificó esa información.

Una situación que desnuda el objetivo vacío de poder que, admitieron, recorre al Departamento Ejecutivo, dependiente de las decisiones que adopte el diputado nacional Jorge Villaverde, cada vez más taciturno y reconcentrado. Víctima, según quienes dicen tratarlo, de un malhumor que parece haberse convertido en un rasgo presente a diario en su ánimo personal.

Son los mismos que señalaron que las dimisiones de Haroldo “Cholo” Ponti, Daniel Toneguzzo y Luis Mascayé y las de Roberto Luciaw y Graciela Abad iban a ser aceptadas. Aunque reconocieron que esa resolución quedó indefinida luego que Info Región revelase su inminencia el pasado 8 de enero. Hasta ahora, los únicos alejamientos concretados son los de Gustavo Gerardi, ex director de Asuntos Legales, y Oscar Magnone, director de Obras Públicas.

Algunos de los que accedieron a la conversación incluso tomaron con cierta sorna la tibia desmentida sobre las salidas de Abad, directora de Cementerios con licencia, y Luciaw, adscrito a la dirección de Inspección General, que realizó Alberto Auruccio, titular de la secretaría de Gobierno y de la que dependen esas dos áreas.

En su intento, Auruccio aceptó de forma tácita la posibilidad de dimisión para cualquier funcionario. “Te dijo la verdad. Si él tampoco sabe quién se queda y quién se va”, aseguró uno de los que se prestó al diálogo. Aunque no todos los contactados desarrollan su activismo político en la localidad de Burzaco, consintieron la validez del razonamiento que realizó Info Región. Magnone tiene domicilio en esa ciudad, como también Ponti, director de Tierras y Toneguzzo, director de Tránsito. Mientras que Mascayé, de Rafael Calzada, ejerce la titularidad en su delegación municipal.

Desplegaron para ello algunas ideas que, si bien reconocen la matriz del pensamiento conspirativo que caracteriza al oficialismo, parecen encajar con el sentido común y la historia de esa corriente. Dos líneas que no siempre reconocen puntos de contacto.

“Burzaco es la región del distrito de mayor extensión territorial y con el mayor número de habitantes. Alrededor de 100.000 personas, lo que dobla en población a Calzada y Longchamps, las dos que la siguen”, explicó uno de ellos, que abonó su hipótesis con otro dato político: “A Jorge siempre le molestó, desde la época en que Calvelo tenía una base fuerte, no poder hacer pié con una expresión propia. Por eso modificó los padrones y trató de alterar, al menos para los comicios, esa situación demográfica haciendo que muchos vecinos de Burzaco tengan que votar ahora en Calzada.”

Jorge Calvelo fue el primer secretario de Hacienda que tuvo Villaverde durante su gestión como Intendente. Luego lo convirtió en diputado provincial y, por mérito propio, este ex sindicalista se convirtió en un acérrimo opositor al caudillo durante los años 90, aunque sin demasiado éxito. Ahora vive en la ciudad de Lanús y asesora en esas lides al diputado provincial Darío Giustozzi.

“Lo que no pueden entender Villaverde ni nadie de su mesa chica, es que cambió el país. Este año van menos pibes a los comedores escolares y hay menos inscriptos en las colonias de vacaciones. Es un síntoma que los padres tienen otras posibilidades de trabajo y ya no dependen tanto del asistencialismo. Eso los deja sin esquema de poder y no tienen respuesta”, subrayó otro de los entrevistados.

“Además, seamos justos. Jorge no es la Fundación Evita. Si te banca el morfi después hace desfilar a los comedores por el centro de Adrogué. Eso no es peronismo y es, sí, denigrante”, acotó.

Reprocharon también que Villaverde haya ungido en candidato a concejal por esa localidad a Juan Vairo, un histórico vecino de Adrogué que “todavía no sabe dónde queda el barrio Las Rosas”, señalaron, en alusión a la poca asociación de su persona con Burzaco y una limitación para seducir, cuanto menos, a los afiliados al justicialismo.

“Lo que pasa es que acá hay algunos que planteando la situación de Burzaco, pretenden hacerse los distraídos de la inacción del Consejo del Partido y de la falta de reacción que venimos teniendo desde antes de octubre de 2005”, precisó otro, que desgranó una anécdota tan patética como reveladora: “Hace un par de años que tenemos que recurrir a los empleados municipales para llenar los micros. Pero las últimas veces, se desentendían de la orden y se bajaban. Otros, directamente no vinieron.”

En ese cuadro, la insatisfacción de Villaverde con la realidad electoral que le depararía Burzaco seria la clave de todo este desaguisado. “ Y qué quería. El concejal de Burzaco – Vairo – no es de allí. La mayoría de los funcionarios del gabinete municipal no son del distrito. No discuto sus aptitudes pero no es posible que no haya gente aquí capaz de desempeñar esas funciones con idoneidad. Eso nos daría otras herramientas para establecer referencias electorales con la gente”, se ofuscó para concluir: “Villa es así. No dejó nunca crecer a nadie y ahora paga las consecuencias.”

Añadió, por último: “Algunos de los muchachos que citaste en la nota están nerviosos. Otros no vienen a trabajar y esperan que les precisen cuál es su situación. Están, también, los que especulan con que cuando Villaverde vuelva de sus vacaciones, todo se resuelva de un modo favorable. La verdad, no sé qué va a pasar.” Un desconcierto que, al parecer, comparten con el resto del villaverdismo.Daniel Bilotta (PUNTO CERO-Inforegión).