Perfil: Víctor Ingrassia, secretario de Gobierno de San Fernando: “Yo, donde ponía el ojo perdíamos”. Por Laura San José.

Posted on 30 septiembre, 2009

1


No cree en lo que no se puede ver ni probar, creerá en la República Argentina ya que el Escudo Nacional que tiene agarrado en la solapa del saco es tangible y verídico.
Desde el año 70´ que milita en algún partido político. “Siempre fui un perdedor”, dice y explica esta frase “donde yo iba había 0%, 2% de votos”.

A los pocos años, después de leer las obras de Lisandro de la Torre se hizo demócrata progresista, “yo soy demócrata progresista, Osvaldo (Amieiro) lo sabe”, pero igual se nota el tono de alguien que confiesa.

Se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires, en el año 77´. Primero trabajó de abogado en la municipalidad de San Isidro: “Me encantó la experiencia de ser abogado de la municipalidad. Representar al sector público me encanta, es otra manera de ver la profesión”, dice.
Después empezó a trabajar en San Fernando, desde los comienzos de la campaña para que Amieiro sea intendente.

Habla bajito, con una voz rasposa que simula susurro: respira, traga saliva, empiezan a tomar vuelo sus palabras y después se las empieza a guardar otra vez.

Hoy reconoce que “poco a poco esto fue absorbiendo mi profesión individual” pero “el placer de este trabajo es importante, la posibilidad de incidir en la realidad y cambiarla para bien es infinito”, dice y reitera: “Más, cuando yo donde ponía el ojo perdíamos”. Ojo que conlleva un lunar dentro.

Su racha cambió (debe ser el lunar). Se juntó con Amieiro, uno necesito del otro durante esa larga campaña de caminatas donde los vecinos de San Fernando se acercaban al que hoy es intendente y éste los mandaba al despacho del que hoy es secretario de Gobierno.

Para Ingrassia el éxito de ésta gestión radica en el sentido común, ni más ni menos: “Este es un proyecto de sentido común”, esto dice y le suma un gesto con la mano, como si escribiera con un lápiz en el aire, “con preocupación por los pobres”.

Al comienzo de la entrevista le llama la atención el bolso donde se aloja la cámara fotográfica y pregunta: “¿Este es un bolsito de remo?”.

Desde la década del 80´ tiene una casa en la Isla, “siempre me gustó remar”, cuenta. Participa en regatas mensuales de la categoría “Travesía”. Tiene durezas en la palma de su mano que no lo dejan mentir. Manos con las que además toca el piano.

– ¿Como se definiría?
– ¿Yo? (abre los ojos sorprendido y sonríe). Soy un buen tipo, leal y trabajador. Es difícil definirse. Me gustaría ser inteligente (risas).